Archivos de la categoría ‘Cosas de la vida’

Porque esto es lo que de verdad me gusta. Por mi madre y sus hijos. Por la música. Por los paseos en tardes lluviosas y noches frías. Porque sé que estoy flipado y me encanta. Por no decidirme. Por si acaso. Porque es una excusa de puta madre para emborracharme en un parque. Porque ella me quiere cuando escribo. Por gastar algo de tiempo antes de que  él me gaste. Por mis muertos y por los tuyos. Por necesitar algo que de verdad me necesite. Portaviones: tocado, hundido y escrito en la misma semana. Por mi ciudad. Por los principios de los 90′. Por ser una generación de niños puteados por la globalización. Por el cigarro de antes de escribir y el de después de follar. Porque soy lo más parecido a un escritor, aunque no lo creáis. Por si cae la breva de escribir sin ti. Por si no nos vemos saluda a los chavales. Porque alguien tenía que hacerlo. Porque los psicólogos sólo extorsionan. Por los litros en el parque y en la plaza. Por la manera que tienes de decir las cosas y la manera que tienes de no decirlas. Porque la verdad es que me encantas. Por ti, por mi y porque el mundo no va a ser nuestro en la puta vida pero nos la pela por completo. Por intentar ser un genio. Por la madre que parió a Bob Dylan. Porque era totalmente innecesaria para vivir pero al final es por lo que vives.  Por si follo. Porque es una putada vivir esperando y me he hartado de no hacer nada. Porque vigilo la presión de mi ataúd o es lo que intento. Porque no vas a leer esto aunque lo estés mirando. Porque tú sí que lo has leído. Porque para ser la polla hay que demostrarlo. Porque es mentira eso de que hay que currárselo. Por las malas broncas. Por la comunicación. Porque aunque yo no me sienta orgulloso de mí, mis colegas puedan estarlo. Porque me gustaría ser músico para que me escuchéis después de saber que ninguno iba a leerme. Porque te he dicho ya que no vas a entenderlo, por Dios. Porque mueves ficha y pierdes y vuelves a mover y pierdes, y cuando quieras mover una con la que no pierdas va a venir algún cabrón y se va a cargar el juego. Porque la realidad es que no hay ningún juego. Porque la movida es más sencilla para mí porque yo soy el único en mi vida que me parece complicado. Por mis hermanos. Por el 92′. Por los 4’50 euros de mi whisky barato. Por no arrepentirme aunque si hartarme. Porque participar es una mierda y no hay nada importante. Porque, me cago en la puta, tengo que estar jodido para escribir bien y ser feliz con ello. Porque esto es lo que nos queda…

Por intentar que todo en nuestra vida vaya…