La rueda

Publicado: 26 mayo 2015 en General

Hace años me bajé de una especie de rueda. Tomé mi decisión. Caminé por el pasillo, empujé la puerta y respiré. Camine y me aleje del lugar. De lejos todo era como una noria gigantesca. Y en varias partes del mundo, estaban enganchados a esa rueda. Sus dimensiones eran colososales. La rueda giraba lentamente. Esa rueda, en su girar, creaba un mundo entero. Las personas se levantaban de sus camas por las mañanas, desayunaban o no, se duchaban o no, y salían de sus casas para subir a uno de esos cangilones y pasar allí el día, para después regresar a sus casas de nuevo, cuidar de sus niños o no hacerlo, cenar o no y volver a tumbarse en sus camas para que de nuevo, al día siguiente, la gigantesca rueda diera una nueva vuelta y las personas volvieran a trepar a sus puestos. Era realmente enorme. 

Viéndola allí, de pie, a la luz del día, podía verla con claridad. La rueda giraba. Las personas caminaban con la rueda. Algunas personas corrían. Otras renqueaban. A veces la rueda iba demasiado rápida para algunas personas y las personas se mareaban y se ponían enfermas, y entonces tenían que quedarse en sus casas hasta que se recuperaran para volver a subir a la rueda.

Algo había ocurrido en mí que me había hecho tomar la decisión de bajar de la rueda. Por mí. Bajar de la rueda de otro modo era saltar de la rueda, y eso era como saltar de un tren en marcha. El tren iba muy rápido. Las cosas pasaban a toda velocidad. No sabía lo que haría a continuación. Encontraría un lugar para vivir. Encontraría algo nuevo que aprender. Haría cosas nuevas. Viajaría. Lejos. Sin embargo algo me llamó poderosamente la atención allí. La gente parecía feliz. De hecho, la gente estaba radiante. Saludaban a mi paso. Con enormes sonrisas decían “¡Hello Mister!” y saludaban con la mano. Yo me preguntaba “¿Cómo hace esta gente para estar tan feliz?”.

Cuando sales de la rueda, todo sigue girando. Es como estar borracho. Es como estar colocado. La gente parece que está loca. Dicen que no tienen tiempo. No tienen tiempo para detenerse. No tienen tiempo para tomarse un momento. Todo el mundo parece correr frenéticamente en todas direcciones. Todo parece ir a cámara rápida.

La gente se atropella cuando habla. Va demasiado rápido. Pronto te sientes muy solo. Pocas personas caminan fuera de la rueda. Los coches circulan a toda velocidad. Las noticias son siempre iguales. Hoy guerra con Eurasia. Terremoto en Singlamir. Hombre mata a mujer. Mujer mata a hombre. Hombre es encontrado haciendo lo que no debe hacer. Mujer es encontrada haciendo lo que no debe hacer. Último disco de Vainilla. Llega el Caloret. Suben las temperaturas.

Miras los periódicos y te entra la risa. Las portadas de los años pasan a toda velocidad. El papel se torna ponzoñoso. Rezuma el Prestige. El Partido impopular derrota al partido de los trabajadores. Escándalo económico. Caso de corrupción. Gran Hermano 35. El Madrid gana la enésima.

Entretenimiento.

Aprendes a estar solo. Al principio no hay quien te aguante. Luego empiezas a dudar de ti. Es como intentar detener la colosal rueda con tus propias manos desnudas. Es imposible. Solamente el zumbido hace temblar el suelo a su alrededor. Sales a la calle sin rumbo.

La gente camina en todas direcciones frenéticamente. Te sientes como Neo al colgar el teléfono, solo que lo de salir volando todavía está fuera de tus posibilidades. Miras a la gente. Empiezas a reconocer patrones. Observas sus comportamientos. Encuentras los programas.

Es inútil hablar con alguien más acerca de ello. Eres el pez del banco que decidió darse la vuelta. Millones de peces continúan nadando en la misma dirección. Ves millones de caras a través de las que sabes que tienes que pasar, pero es un banco muy grande y ¿qué puedes hacer tú?

¿Cómo detener la rueda? ¿Cómo alertar a las personas? ¿Cómo hacerles llegar que hay otro mundo abajo de esa rueda?

Es una tarea demasiado titánica. Sus dimensiones son desmesuradas, inconmensurables.

Así que te detienes. Una y otra vez. Cuando la succión del giro de la colosal rueda tira de ti, te resistes. Te detienes.

Cuando te detienes completamente, te encuentras. Cuando te encuentras, algunas cosas suceden. La primera es que te das cuenta.

Descubres una rueda todavía más grande. Si pones la rueda colosal al lado de esta otra rueda, la rueda colosal ni siquiera se ve. Es menos que un punto. Es todavía más pequeña de lo que tu ojo puede ver. Es una rueda universal.

Eso relativiza mucho la rueda. De hecho, le da un lugar a la rueda en el que girar. Sólo eso ya es algo bueno, si te gustan las ruedas que giran. Yo encuentro algo hipnótico en todo eso. ¿Lo encuentras tú también?

Con estas herramientas pude tomar el control de mí mismo y de mi vida para aprender a vivir de otra manera, a mi propio ritmo, a mí propia velocidad… a mi manera. Eso me permitió encontrar todavía algo más allá, todavía algo más importante, y eso es precisamente lo que quiero compartir con otras personas en este curso.

Incluso así, tuve que bajar de la rueda, mirarla y darme cuenta de algunas cosas importantes. Por ejemplo, puedes disfrutar de trabajar.

Yo sé que muchas personas diferentes te convencieron de lo contrario. El pan se gana con el sudor de la frente, los billetes no crecen en los árboles y algunas frases de ese tipo te pusieron en un trance, y formaste la creencia de que no podías disfrutar de trabajar. Yo, por ejemplo, creía que el arte tenía que surgir del sufrimiento, que tenías que perder una oreja para pintar un gran cuadro o un brazo para escribir un gran libro.

Tenemos creencias que nos dieron nuestros padres, nuestros familiares, nuestros profesores y nuestros amigos. Tenemos creencias que nos dieron los periódicos y los telediarios, y tenemos creencias que surgieron una vez en que nos caímos de culo. Entrar en un trance te permite alterar tu estado de consciencia lo suficiente como para formar nuevas creencias, más poderosas, más útiles, más funcionales… Creencias que te permiten tomar tu vida, mirar a tu futuro y ver nuevas posibilidades, nuevos modos, nuevos caminos. 

Puedes aprovechar la oportunidad y dedicar algo de tu tiempo para aprender algunas cosas verdaderamente importantes para ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s