La sinceridad como bandera

Publicado: 9 agosto 2013 en La vida

Como ya he comentado por aquí, soy un niño grande, y los niños no sabemos mentir. Cuando un niño se hace mayor y ya no puede decir lo que piensa, se escuda en la ironía. Tengo una notable tendencia a decir lo que pienso, y a juzgar por los resultados empíricos de la experiencia, uno no puede ir por la vida diciendo lo que le pasa por la cabeza.

Tal y como yo lo veo, el problema no es mío. El problema es que la gente pide respuestas que no quiere oír. Pregunta: “¿Te gusta mi pelo?”, Respuesta: “Deberías pagar lo que debes al peluquero”. Si se trata de un amigo, todo se arregla con unas risas. Si se trata de alguien respetable, se puede salir del apuro. Si se trata de una mujer, estás muerto. La gente siempre anda buscando cosas que no quiere encontrar. Si uno no quiere que le digan que está gordo, ¿para qué cojones tienta la suerte?

Poco a poco voy arreglando este desfase entre la sociedad y yo, y a veces consigo que el sarcasmo suene tan bien como una respuesta convincente. 

Cualquier excusa es buena para hacer lo que uno quiere, sólo se necesita un poder de persuasión moderado y una voluntad endeble. Ahora mismo me apetece irme a dormir de una puñetera vez…

Evidentemente tengo otros muchos defectos de fábrica, uno de ellos es una memoria volátil que impide que me acuerde ahora mismo de más.

Y es verdad. Tengo un diccionario en mi mente. Todos lo tenemos. Así, cuando pensamos en una palabra, sale el resto.

Y ahora pienso, diez años después, que no son muchos defectos de fábrica, son “features”. Entonces ignoraba cómo usarlas. Ahora… ya lo sé.

Aprendí que lo importante no es pensar mucho, sino pensar eficientemente. Mucha gente, entre la que me situaba, piensa mucho para no hacer nada… más que pensar mucho. Suceden muchas cosas, pero sólo en su mente. Al final, en el mundo compartido, nada. Así que elige cuidadosamente tus palabras, porque llevan frases detrás. De hecho, yo cada vez me hablo menos, y no porque esté enfadado conmigo, que ya lo estuve, sino porque cada vez me conozco mejor y encuentro menos que hablar y más que hacer.

Aprendí, que “tengo” otra mente, y que dos mentes son más que una. Y aprendí más sobre lo que me queda por aprender.

Últimamente estoy experimentando un ascenso en mi lista de valores. Este ascenso está protagonizado por la verdad.

La verdad, lo verdadero, lo que es cierto, es importante para mí ahora.

Va más allá de la honestidad, y todavía más allá de la sinceridad. Es un profundo homenaje a la verdad, a lo que es. A lo que puedo registrar usando mis ojos, mis oídos y mí mismo. Y estoy descubriendo que la verdad tiene una potencia demoledora, y esa verdad es para mí ahora.

 Siento una sensación agradable al mirar al pasado y comprobar cómo uno los puntos, cómo, incluso diez años después, todo sigue teniendo sentido para mí, y cada vez más. Es como cuando miro las estrellas por la noche tumbado sobre el suelo, pero esta vez veo cuáles son mis estrellas y cómo se conectan entre sí.

Esa es mi constelación.

Desde allí vine.

De alguna manera…

lo sé.

Y vine al Planeta Tierra porque alguien me dijo que había Internet. Y, una vez más, me estoy encontrando contigo.

Una tarde miré el sol más tiempo del razonable. Casi sentí que podía retarle.

Caía sobre las copas de los árboles, y su luz se derramaba. Una luz dorada lo penetraba todo. No era luz, era información. Pura información.

La luz llovía, como cuando llueve agua frenéticamente, sobre todos y sobre todo. Y también sobre mí. Y me quedé mirando el sol mientras caía…

Ahora, ¿cómo utilizo este entendimiento y lo aplico en algún lugar de mi vida… de una manera positiva, útil y beneficiosa?

 Ah, a esto le falta un buen para qué.

Veamos qué tengo por aquí:

Para recordar que nos conectamos mediante el contacto.

 

Gracias.

 

Aprovecha, que todavía queda.

Mi cabeza es una caja de juegos ahora.

 

Que he cambiado, es evidente.

Y hay más… mucho más. Y está por venir. De hecho, está viniendo ya.

Lass uns spielen!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s