La mejor vista de la ciudad

Publicado: 31 enero 2013 en La vida

Desde aquí arriba puedo ver las luces, escuchar las voces, sentir como crecen y verla morir si crees que la conoces siempre pasa, al final todo se vicia, a mi el tiempo me hizo daño y no justicia y con más violencia que malicia mas talento que gracia y con más de ciento en la milicia, mirando hacia ojos hechos venecia aunque hablemos de la calle también buscamos caricias. De pifias con los que aman lo que amo, a reclamar lo que amo, odiar lo que odio y así vamos con el corazón en cada folio compartimos y yo no fumo sino fuman mis hermanos. Y nos llamaron y por eso vinimos sí, y se callaron cuando vieron lo que hicimos si nos creímos Dios y por eso enloquecimos si, ma, nos vimos pero había poco que decir, yo sigo con lo mismo en la cabeza y hasta morir con la misma confianza, con la certeza de no acabar la taza hasta que termine el verso y se consuma la ceniza ¡eh! que estoy harto de la espera, me he hecho astillas el corazón por tocar madera, la suerte como todas una puta y la muerte….no sé que cojones espera. Bueno guay mientras me llega mientras si que me llege lo poco que me llevo en la cartera, para tabaco y por las despedidas y long jonh para curarme las heridas. Despacio intento hablarte al oído, parto placas de esta droga que es un recuerdo podrido y cuando el hogar está dormido me ahoga todo, yo que hize del silencio un sonido por estar solo. ¿Cuándo? conseguiré que el tiempo sea de mi letargo y no de mi tormento, los días pasan largos y yo sigo en el centro mirando la ciudad esperando morir lento y calor escribe “suerte” con sudor este cemento y ¡que te vaya bien puta, ando contento! y contando contigo contemplo el vacío que forma mi voz, sí, gritándole al viento. Yo, aún soy un niño pero hize de mí lo que ahí fuera vi, cariño tú mejor búscate un dueño, la mejor vista de la ciudad es este guiño…

Pillo un renglón, abro la ventana y lleno mi habitación de humo y de recuerdos del mañana, una canción, tres mil quinientas nanas porque…¡todo lo que nos llena lo hacemos de madruga! y con el norte perdido al curarme debido aprendí que si quitas la costra, queda cicatriz, obsesivo por ser feliz por seguir vivo un motivo sería Madrid con eso sobra y la mejor vista de la ciudad desde mi ático y el único que sabe ser feliz es el lúnatico y yo ya no canto, solo contemplo y cuento…luces y silencio. ¡Ey no! quiero rechistar, voy a levantarme, ya estoy bien arriba así que me vale, sí, y por eso confío, esta ciudad me hace lo que un caramelo a un crío. Y tengo lo justo aunque falte la fortuna y cuando no se ve el sol sólo se quiere ver la luna y yo voy hacerte ver todo menos lo que persigo…para que quieras quedarte conmigo. Sí, yo conmigo aquí abajo, donde vivir es mi único trabajo ¿oíste? no va a merecer la pena el susto pero escucha una cosa primo: ¡ lo justo es lo justo! Lo que de verdad se aprende está ahí afuera, el resto se conoce y poco más y sino fuera porque pocos somos de obra las palabras serían más que esto y sobra TODO LO QUE VENGAN A CONTARME y cuenta TODO LO QUE TENGAN QUE DECIRME. Tres segundos de sonrisa me valen para media vida huyendo…o cien años llorando, y pisa huir el sol de noche, mirando la ciudad casi es de día…las trampas en la calle…la vida en una hoja…y tus oídos en la mía…

                                                                                                                                                                                                                                        By crema

Anuncios
comentarios
  1. sonia dice:

    TemazO..:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s