La necesidad de cambiar

Publicado: 24 noviembre 2010 en La vida

El Universo entero, y todo lo que se encuentra dentro de él (incluyéndonos), tiende a oscilar entre el orden y el caos. Y la manera más sencilla de establecer un nuevo orden desde el caos es simplemente realizando los ajustes necesarios en nuestras vidas, que nos permitan asimilar la experiencia adquirida, para traducirla en nuevas habilidades y destrezas, que nos coloquen en la ventajosa posición de interpretar el nuevo orden superior que se encuentra intrínseco en el caos aparente por el que atravesamos.

Si bien es cierto que el ser humano promedio de este planeta ha vivido experiencias que no fueron apropiadas ni productivas, como por ejemplo: abuso físico, verbal, emocional o psicológico, que les provocó sentir miedo, dolor o afectó su autoestima; no es menos cierto que esas experiencias también fueron pasajeras y ahora pertenecen al pasado.

Si las experiencias fueron pasajeras, y quedaron en el pasado, ¿Cómo puede ser posible entonces que algunas personas elijan construir sus vidas, o la imagen que tienen de si mismas alrededor de esos eventos?, ¿Cómo puede ser posible que elijan recrear constantemente esas experiencias en vez de vivir en el presente y continuar con sus vidas?. La respuesta es muy sencilla: esas personas se resisten a los cambios.

EL CAMBIO FORMA PARTE DEL UNIVERSO, y cada vez que lo que conocemos como orden parece desaparecer ante un aparente caos, es una oportunidad que nos brinda la vida para digerir la experiencia adquirida durante el periodo de orden, aprender de ella y emplear las nuevas habilidades y destrezas adquiridas para adaptarnos a un nuevo orden superior.

De otra manera la vida se tornaría aburrida, pues de no existir los periodos de caos que nos estimularan a crecer, un orden perpetuo terminaría convirtiéndose en monotonía. Y puesto que en el Universo nada permanece estático, nos capturaría la inercia, lo cual es contrario al plan natural de evolución.

Por eso la necesidad del cambio, y por eso el Universo nos provee con el mecanismo de ciclos de orden y caos, para estimularnos a crecer continuamente y permitirnos recrearnos constantemente manifestando cada vez un mayor nivel de realidad de todo ese potencial que llevamos dentro.

A Thomas Alva Edison le tomó 10.001 intentos inventar la bombilla eléctrica que hoy damos por sentada. Al poco tiempo de hacer público su descubrimiento un reportero le preguntó:

“Sr. Edison, ¿Qué se siente fallar 10.000 veces?”. Thomas Alva Edison le respondió: “Hijo, yo nunca fallé. Yo tuve 10.000 oportunidades para aprender algo nuevo. En cada intento aprendí algo nuevo que pude aplicar al siguiente intento”.

La de Edison realmente es una actitud maravillosa para adoptar, pues mucho en la vida, nuestra vida, depende de la actitud con la cual decidimos encararla.

Recordemos nuestros días de infancia en los cuales prácticamente todo en nuestra existencia involucraba cambios, y recordemos la actitud con la cual asumíamos la vida y los cambios que se nos presentaban.

Recordemos cuanto más persistentes éramos en ese entonces, con apenas unos pocos años de experiencia a nuestro favor, cuando descubríamos el mundo, y lo que podíamos hacer en él.

Cuando éramos niños y queríamos aprender a montar bicicleta o correr con patines, cada vez que nos caíamos nos levantábamos y continuábamos intentándolo hasta adquirir la habilidad que nos habíamos propuesto aprender.

Ahora de adultos tal vez hemos olvidado un poco como se siente ser niños, y prestamos demasiada atención a los resultados y lo que pudieran pensar los demás sobre nosotros, la primera vez que intentamos hacer algo nuevo olvidamos cuanto nos divertíamos simplemente intentándolo.

La tendencia ahora es a abandonarlo todo si sentimos que no obtenemos el máximo beneficio la primera vez que lo intentamos. Puesto que no funcionó “correctamente” en el primer intento, tendemos a considerar que “fallamos” nuevamente, y abandonamos el proyecto.

Por supuesto una vez más todo está en como percibimos los hechos, y ya sabemos que es nuestra elección el valor que deseamos otorgarles a nuestras creencias.

Saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s